Respiradores → Aprobado por NIOSH

Ayudan a reducir la exposición respiratoria del usuario a contaminantes suspendidos en el aire como pueden ser partículas, gases, vapores, hongos y virus que son lo suficientemente pequeños para ser inhalados (menores de 100 micras en tamaños).

Estos respiradores se deben ajustar apropiadamente a la cara del usuario, una vez perfectamente ajustado, se inhala el aire ya totalmente purificado que viaja a través del medio filtrante reduciendo las partículas contaminantes menores de 100 micras.

Mascarillas → Liberado por la FDA

No proveen protección respiratoria, ni atributos de filtración para el usuario, sino están diseñadas como una especie de barrera que permite la resistencia a filtración de fluidos para ayudar a prevenir la contaminación del ambiente de trabajo, por medio de partículas grandes expedidas por el usuario en nariz y boca (saliva, moco, etc.)

Durante la inhalación, el aire pasa también a través de los espacios entre la cara y la mascarilla, no están diseñadas para sellar contra cara, por lo tanto no proveen protección respiratoria.

¿Cuándo usar un respirador y cuándo una mascarilla? 5.00/5 (100.00%) 1 voto