Generalmente, se requiere una mayor protección en áreas en donde existe una gran cantidad de ruido y periodos de exposición largos. Se requiere mayor protección también para todos aquellos trabajadores que presentan pérdida de la audición derivada del trabajo.

Los valores de protectores auditivos como el Nivel de Reducción de Ruido (NRR), fueron desarrollados para informar a los consumidores acerca de la capacidad que tienen los protectores auditivos de reducir la exposición al ruido cuando son utilizados correctamente. El NRR de los protectores auditivos varía enormemente en el mercado de hoy en día, desde los 10 decibeles (dB) hasta los 33 dB de atenuación. Sin embargo, ¿qué tanto es suficiente?

El método utilizado más común y conveniente para evaluar la reducción de ruido (atenuación) de los protectores auditivos, es restar el NRR del protector auditivo al nivel de ruido presente en el área de trabajo en donde está el trabajador. Este método nos provee un estimado de la exposición al ruido del usuario, siempre y cuando el protector auditivo sea utilizado correctamente.

De acuerdo con las regulaciones sobre ruido de la STPS (NOM-011-STPS-2001), los protectores auditivos deberán proveer la atenuación suficiente para reducir la exposición al ruido por debajo del límite de exposición de 90 dB. Algunos métodos para saber si los protectores auditivos proveen suficiente reducción de ruido se describen en el Apéndice B de 29 CFR 1910.95 de OSHA.

Factor de Corrección de 7 dB

Para estimar la exposición ponderada utilizando un protector auditivo, deberá restarse el NRR del protector auditivo a la evaluación de ruido medida en la escala “C”. Sin embargo, cuando el NRR es utilizado con valores de ruido ponderado “A”, que es lo más frecuentemente utilizado, OSHA requiere que el patrón reduzca el NRR 7 dB antes de restar este valor al resultado de evaluación de ruido. Este factor de corrección de 7 dB es necesario para tomar en cuenta la posibilidad de que las mediciones de ruido en la escala “A” puedan desestimar los niveles de ruido en bajas frecuencias en el medio ambiente de trabajo.

En última instancia, estos dos factores —el tiempo de uso y la utilización correcta de los protectores auditivos— juegan un rol mucho más importante para determinar la protección real de los equipos.

Los patrones que hayan realizado estudios de ruido que comprendan el análisis de octavas de banda, pueden seleccionar cualquier otro método descrito en el Apéndice “B” del 29 CFR 1910-95, para calcular la atenuación del protector auditivo a través de un rango de frecuencias de ruido. Si quiere saber más al respecto, consulte la siguiente página de internet: http://www.osha.gov/

El confort es lo más importante

Para casi todas las exposiciones al ruido, el confort que brinda el protector auditivo es por mucho un factor más importante que el NRR para predecir qué protección puede brindar un protector auditivo. Esto se debe a que el confort de los protectores auditivos tiene una influencia mucho más grande respecto al tiempo que se utilizará el protector y si es utilizado de una manera correcta.

90% de los trabajadores no necesitan altos NRR de protectores auditivos

OSHA ha estimado que aproximadamente el 90% de los trabajadores de Estados Unidos tienen un promedio diario de exposición al ruido de 95 dB o menos. Esto sugiere que 9 de cada 10 trabajadores necesitan sólo cerca de 10 dB de protección para llevar sus exposiciones al ruido a valores de 85 dB o menos. Aparentemente, cualquier modelo o marca de protector auditivo, si se utiliza adecuadamente, es capaz de proveer 10 dB de protección a pesar del NRR de equipo.

Sobreprotección
“Utilizar protectores auditivos con NRR de 33 dB para exposiciones de ruido entre 85 y 95 dB es como utilizar lentes de soldador de sombra 12 cuando se va a la playa”. Estos lentes bloquean la mayor cantidad de luz solar pero en realidad pueden proporcionar menos protección que una sombra menor. ¿Por qué? Porque al utilizarlos necesitará quitárselos para poder ver. De la misma manera, los trabajadores que utilizan protectores auditivos con altos NRR en niveles bajos de ruido o situaciones moderadamente ruidosas pueden tender a quitarse estos protectores parte del tiempo o utilizarlos inadecuadamente para poder comunicarse con más facilidad.
Cuando esto sucede, la protección efectiva disminuye rápidamente. Al final del día, el protector auditivo que es utilizado la mayor parte del tiempo durante la exposición al ruido es el que provee la mayor protección.

Límites de exposición al ruido
En México, los patrones requieren limitar la exposición al ruido para jornadas de 8 horas de trabajo a niveles de 90 dB o menos. La NOM-011-STPS-2001 establece un nivel de acción de 85 dB. Es decir, arriba de los 85 dB, todas las personas que requieran realizar actividades en esa área en específico deberán utilizar protección auditiva. La siguiente tabla muestra los límites de exposición al ruido para varios periodos de exposición, desde los 15 minutos hasta las 8 horas:

img_interna_reduccion_ruido

¿Qué tanta reducción de ruido es necesaria? 4.00/5 (80.00%) 1 voto