Respiradores con filtros/cartuchos intercambiables

  • Al finalizar el día separa los filtros/cartuchos en un área libre de polvo y humedad. Nunca los dejes dentro del área contaminada.
  • Guarda tus filtros/cartuchos en bolsas herméticamente selladas.
  • Nunca los guardes en áreas con humedad, ya que se pueden saturar en cuestión de horas.
  • No ensucies ni deteriores la parte interna del respirador.
  • En el caso de que los filtros/cartuchos estén saturados cámbialos por otros:
    • Si utilizas cartuchos y detectas el contaminante (por medio del olor, sabor irritación, etc) es momento de cambiarlos.
    • Los filtros/cartuchos contra polvos cámbialos cuando te cueste trabajo respirar y/o presenten exceso de humedad.

Procedimiento de limpieza

  • Quita los cartuchos, filtros, arneses y válvulas
  • Limpia la pieza facial sumergiéndola en agua que no exceda los 49 °C y frota con un cepillo suave, NO USAR limpiadores que contengan solventes, lanolina, u otros aceites.
  • Posteriormente prepara una solución que contenga 30 ml de hipoclorito de sodio en 7.5 litros de agua y sumerge el respirador durante 2 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y limpia, dejando secar al aire en una atmósfera limpia. Los componentes del respirador deben de ser revisados antes de cada uso. Un respirador con componentes dañados o deteriorados debe ser reparado o desechado.
¿Qué te pareció éste artículo?