La ventilación es una de las medidas preventivas fundamentales para asegurar la inocuidad de la atmósfera interior, tanto previa a la realización de los trabajos caso de encontrarse el ambiente contaminado o irrespirable o durante los trabajos por requerir una renovación continuada del ambiente interior.

Cuando se trate de extraer gases de mayor densidad que la del aire será recomendable introducir el tubo de extracción hasta el fondo del recinto posibilitando que la boca de entrada a éste sea la entrada natural del aire en cambio si se trata de sustancias de densidad similar o inferior a la del aire será recomendable insuflar aire al fondo del recinto facilitando la salida de aire por la parte superior.

El exceso de oxígeno aumenta el peligro de fuego y explosiones, la deficiencia del mismo  puede ser asfixiante.

Conoce las sustancias que alteran la atmósfera

Consumo de oxígeno por

  • Fermentaciones de materias orgánicas diversas en el interior de recipientes.
  • Trabajos en soldadura, calentamiento, corte, etc.
  • Absorción, por ejemplo en los lechos filtrantes de carbón activo húmedo en reparación de depósitos de filtración de agua.
  • Oxidación de la superficie metálica interior de tanques.

Desplazamiento del oxígeno por:

  • Desprendimiento de anhídrido carbónico (CO2) en fermentaciones orgánicas aeróbicas en alcantarillas, tanques de almacenamiento, pozos, túneles, cubas y tunas de vino, silos de cereales, etc.
  • Desprendimiento de metano (CH4) producto de fermentaciones orgánicas anaeróbicas en fosas sépticas, redes de alcantarillado, digestores de depuración de agua residuales, etc.
  • Aporte de gases inertes en operaciones de purgado o limpieza de depósitos no ventilados posteriormente.
Ventilación adecuada en espacios confinados 5.00/5 (100.00%) 1 voto